El periodismo es para periodistas

27 04 2009

periodismo tradicionalEsta cuestión del periodismo ciudadano lo cierto es que asusta un poco. Los jóvenes periodistas nos preguntamos, ¿hasta qué punto, este chaval o aquella mujer mayor que viajan junto a nosotros en el Metro nos pueden dejar sin empleo? No dudo que esas personas tengan capacidad (incluso más que yo) para contar una historia a un público. Sin embargo, siento defraudarles diciéndoles que nosotros, los periodistas, por el mero hecho de recibir este nombre, somos los únicos capaces de practicar el PERIODISMO. Por varias razones.

Para empezar, las fuentes. Es bastante evidente que, a la hora de contrastar informaciones, muy pocos ciudadanos tienen los contactos de los que sí disponemos los periodistas, por el simple hecho de que estos son necesarios a la hora de llevar a cabo nuestra obligación, que es elaborar una información eficaz y completa. Y sí, no discuto que la gente de a pie pueda aportar información muy valiosa, pero sin contrastarla no sirve de nada y se puede llegar a meter la pata muy y mucho.

También es cierto que hay ocasiones en las que los ciudadanos están mejor situados para informar que los propios periodistas. Tal es el caso de aquellas personas que, sin comerlo ni beberlo, se ven inmersas en un suceso relevante. Estas podrán contar con total claridad lo que ellas han visto, pero yo me pregunto: ¿esto es periodismo? Creo que no. Porque hacer periodismo no significa solamente contar aquellos de lo que has sido testigo, sino también tratar la información, ir más allá: contrastar diferentes opiniones, indagar en las posibles causas, etc.

periodismo-ciudadano-2

Así, aunque los ciudadanos cada vez tengan un papel más importante en esa obra titulada Periodismo, lo cierto es que el Oscar al mejor actor todavía les queda un poco lejos. Más aún,  cuando nosotros, los periodistas, sabemos que tenemos la sarten cogida por el mango y sabemos lo que es lidiar con el público en esos pequeños teatros de barrio que son las facultades de periodismo.

Fuentes 1, 2